Talones Agrietados Aquí Te Decimos Como Eliminarlos

Las razón más común por la cual podemos obtener los pies talones agrietados, aunque esta se puede deber a diversas razones, es debido a que muchas veces acostumbramos a usar mucho, calzados abiertos como sandalias, pantuflas, calizos e incluso caminar descalzo, sucede que esto tiende a resecar la piel de los pies, y una vez continuamos caminando o corriendo la piel se rompe o se agrieta con el peso del cuerpo.

La mejor solución para que esto no suceda es usar calzados cerrados, y también ponerse crema humectante, en caso de que ya tengas los talones de los pies agrietados a continuación les voy a ofrecer una serie de remedios caseros para los pies agrietados.

Anuncio

Nota: MUY importante, personas diabéticas no deben usar estos remedios caseros.

Anuncio

Talones Agrietados Remedios Caseros Para Sanarlos

1. Piedra pómez y baño de pies

talones agrietados

Anuncio

Antes de ir a dormir, remoja los pies en agua caliente por un tiempo de 15 a 20 minutos, luego frota los talones de los pies con una piedra de pómez de manera muy suave para no maltratar las partes agrietadas. Esto ayudara a desprender células de piel muerta poco a poco, de modo tal que se ira mostrando una piel más suave paulatinamente. Luego te enjuagas los pies, aplicas crema humectante y colocas los pies dentro de unos calcetines o medias y a dormir. Debes realizar el mismo procedimiento todas las noches hasta obtener los resultados deseados.

2. Tratamiento con parafina

Este es un tratamiento para manos secas pero también se puede usar en los pies. Hay que tener mucho cuidado porque la parafina debe estar lo suficientemente caliente para que esté suave pero no tan caliente que te vayas a quemar los pies. Se echan una o dos tazas de parafina en un recipiente y se le agrega una cucharada de aceite de coco o aceite de oliva. Se pone a baño maría hasta que se derrita la parafina.

Se revuelve bien para que se mezcle la parafina y el aceite. Se echa la mezcla en un recipiente grande donde quepan los dos pies. Debes esperar a que la parte de arriba de la parafina se vea blanca, eso quiere decir que ya no está tan caliente. No vayas a meter los pies cuando la parafina esté líquida.

Una vez te hayas asegurado que no está muy caliente, metes los pies y los dejas por una media hora. A la media hora se quita la parafina.

3. Exfoliante de limón para suavizar la piel

Este exfoliante es para eliminar la piel muerta de los talones que hace que el pie se sienta rugoso y áspero. Este exfoliante solo se debe usar si la piel no se ha agrietado mucho ya que si se pone en piel abierta va a arder mucho.

Para hacer la receta se revuelve media taza de azúcar con un cuarto de taza de jugo de limón. Se revuelve bien, se humedecen los pies y se masajean los parches de piel áspera y reseca con el exfoliante en movimientos circulares. Se lava con agua. Se repite todos los días hasta que la piel se renueve y quede suave.

4. Crema de aguacate y banano

Para hacer esta crema se tritura la mitad de un aguacate y un banano pequeño. Se revuelve bien y se unta como mascarilla en los talones. Se envuelven los pies en papel plástico del que se usa para tapar comida y se deja unos 20 o 30 minutos y se lava. Se repite tres veces por semana hasta obtener los resultados deseados.

5. Aceite de coco

Varios entusiastas del aceite de coco lo llaman “un milagro para la piel”. El aceite de coco no sólo ayuda a la piel a retener el agua, sino que también elimina las células muertas. Además de eso, el aceite de coco puede ayudar a fortalecer los tejidos debajo de la epidermis. Te puedes masajear los pies con aceite de coco todas las noches y ponerte calcetines después para dejarlo actuar toda la noche.

6. Aceite de ricino

Otra manera de suavizar la piel endurecida en los talones es con aceite de ricino. Se moja una franelita limpia con aceite de ricino y se pone con un esparadrapo sobre la parte reseca. Es importante notar que la piel no puede estar abierta. Si tus pies están tan agrietados que la piel se ha abierto, no debes usar el aceite de ricino. Las mujeres embarazadas tampoco deben usar aceite de ricino.

7. Agua de rosas y glicerina

La mezcla de agua de rosas y glicerina es muy popular para suavizar las manos y también sirve para suavizar los talones endurecidos. El agua de rosas se puede hacer echando una taza de pétalos de rosa en una taza de agua hirviendo. Se deja reposar hasta que se enfríe. Después se cuela, se tiran los pétalos y te dejas el agua. Le agregas dos cucharadas de glicerina al agua de rosas y te pones la mezcla todas las noches en los pies limpios. Te pones calcetines encima.

8. Baño de pies con miel de abeja

Se echa una taza de miel de abeja en una palangana con agua tibia y se revuelve. Se meten los pies y se dejan por una media hora. A la media hora se sacan y se raspan las partes de piel endurecida y rugosa con una piedra pómez. Se enjuagan los pies y se secan bien.

9. Manteca de cacao

La manteca de cacao es un excelente hidratante y se puede usar para suavizar la piel de los talones. Todas las noches antes de acostarte te puedes poner una cantidad generosa de manteca de cacao en las suelas de los pies.

10. Pasta de papaya

Un remedio muy fácil y muy efectivo es triturar un pedazo de papaya y ponerse el puré en las partes endurecidas del pie. La papaya es un exfoliante natural y además sirve para sanar la piel y renovarla. La papaya se puede usar aún si la piel está abierta ya que repara los tejidos.

Commentarios

No hay comentarios