Tabaquismo Pasivo: Cuida A Quienes Te Rodean

Acepta a quienes amas pero no por eso permitas que te perjudique.

El tabaquismo es uno de los hábitos más frecuentes en una buena parte de la población mundial, pese a las innumerables advertencias globales que el fumar está íntimamente ligado al desarrollo de enfermedades de alto riesgo, como cáncer, por ejemplo, muchos continúan fieles a este habito

Anuncio

Mantener este hábito por un tiempo largo, también es una causa principal de enfermedades cardíacas, aneurismas, bronquitis, enfisema y apoplejías. Además de provocar que la pulmonía y el asma empeoren.

Anuncio

Los cánceres representan sólo aproximadamente la mitad de las muertes relacionadas con el hábito de fumar.

cigarrillos
Los fumadores pasivos no están exentos de estos males. Estos son personas que, pese a no consumir directamente el tabaco o cigarrillo, aspiran las toxinas y sustancias cancerígenas provenientes de la combustión de estos productos y propagadas por el humo.

Anuncio

Sin ser esa su intención, los fumadores constantes pueden afectar a personas que no mantienen este hábito por el simple hecho de compartir humo en un lugar cerrado o no ventilado.

El humo de segunda mano está constituido por los mismos componentes que inhala el fumador, lo que puede producir, casi en igual medida, las mismas enfermedades respiratorias, coronarias o pulmonares que produce el humo de primera mano.

En adultos se ha demostrado que una persona no fumadora que convive con un fumador regular, posee el doble de riesgo de contraer una enfermedad coronaria a diferencia de otra que viva con alguien que no fuma.

Las personas que más sufren estos problemas son los niños que viven con sus padres y no aspiran el humo del tabaco. El humo en ellos puede producir enfermedades de distinta consideración y suelen ser principalmente respiratorias y pulmonares.

Fumar durante el embarazo también puede provocar afecciones serias en el feto e incluso la muerte súbita.

Los beneficios de dejar de fumar son innumerables. Incluso a edades avanzadas se ha comprobado que al cabo de cinco años sin fumar el riesgo de sufrir enfermedades cerebrovasculares disminuye significativamente hasta colocarse al mismo nivel de una persona que nunca ha fumado.

cxz

Commentarios

No hay comentarios