¿Qué Riesgos Nos Pueden Causar Ciertos Alimentos?

Los alimentos son fundamentales para la función del cuerpo, sin embargo, muchos de ellos contienen riesgos para el mismo.

Lamentablemente no podemos prevenir del todo las consecuencias de un alimentos que adquiramos con una composición química que termine siendo un peligro para nuestra salud, ya que muchos de estos peligros los desconocemos y se escapan de nuestras manos evitar consumir uno de ellos.

Anuncio

Sin embargo, a pesar de lo dicho anteriormente, sí existen muchos peligros contra los que de verdad podemos hacer algo al respecto y de esta manera, evitar de manera dramática el peligro a una mínima expresión.

Anuncio

Las formas de evitar la contaminación en los alimentos

Anuncio

La mayoría de los alimentos que consumimos antes de llegar a nuestras manos son manipulados químicamente por el hombre. Depende de las dosis de estas sustancias añadidas, lo que determina si es inofensivo o dañino para nuestro organismo.

Entre las clases de contaminantes presente en los alimentos se encuentran:

• Pesticidas: Químico utilizado para eliminar la plaga en los cultivos. Su dosis en exceso puede desencadenar un peligro para la salud.
• Micotoxinas: Se producen por el moho que está en el ambiente, cuando estas afloran según la temperatura y la humedad pueden dañar a los riñones y al hígado, además de ser un potente cancerígeno.

• Compuestos formados durante el procesado: Por ejemplo las nitrosaminas se forman cuando existe la mezcla de proteínas y nitritos en unas condiciones específicas. Esta combinación es un potente cancerígeno.

• Contaminantes ambientales: Las sustancias de tipo sintéticas de varias aplicaciones industriales como los bifenilos y policlorados. El arsénico se utiliza constantemente en minerías, su uso principalmente es para construir baterías, pilas, combustible, abonos, fluorescentes, etc.

Contaminación microbiológica:

• Los buenos: Se trata de microorganismos que aportan a la transformación de algunos alimentos en otros más duraderos y de conservación segura, evitando el crecimiento de bacterias peligrosas.

• Los feos: No son tóxicos pero causan mal olor, mal aspecto y podredumbre en los alimentos.

• Los malos: Estos son capaces de causar enfermedades crónicas y hasta en muchos de los casos pueden producir la muerte.
Se puede adquirir a través de aguas contaminadas, o una manipulación poco higiénica del alimento para que este se contamine.

Commentarios

No hay comentarios