Cómo Prevenir Contraer Hepatitis C

En todo el mundo hay entre 130 y 150 millones de personas infectadas con el virus de la hepatitis C. Es una enfermedad del hígado causada por el virus del mismo nombre; ese virus puede causar una infección, tanto aguda como crónica, cuya gravedad varía entre una dolencia leve que dura algunas semanas, y una enfermedad grave de por vida.

El virus de la hepatitis C (VHC) causa infección aguda y crónica. Por lo general, la infección aguda es asintomática y muy raramente se asocia a una enfermedad potencialmente mortal. Aproximadamente un 15-45% de las personas infectadas elimina el virus espontáneamente en un plazo de seis meses, sin necesidad de tratamiento alguno.

Anuncio

El restante 55-85% de las personas desarrollará la infección crónica. De esas personas, el 15-30% correrá el riesgo de cirrosis hepática en un plazo de 20 años. El virus de la hepatitis C se transmite por vía sanguínea.

Anuncio

Medidas preventivas

20

Anuncio

Generalmente se transmite al consumir drogas inyectables, mediante el uso compartido de material de inyección; en entornos sanitarios, debido a la reutilización o la esterilización inadecuada de equipo médico, especialmente jeringas y agujas; a través de transfusiones de sangre y productos sanguíneos sin analizar.

El VHC se puede transmitir también por vía sexual, y puede pasar de una madre infectada, a su niño; sin embargo, esas formas de transmisión son menos comunes. La hepatitis C no se transmite a través de la leche materna, los alimentos o el agua, ni por contacto ocasional, por ejemplo, abrazos, besos y comidas o bebidas compartidas con una persona infectada.

Dado que la infección aguda con el VHC es generalmente asintomática, su diagnóstico precoz es muy infrecuente. En las personas que desarrollan una infección crónica por la hepatitis C, esta puede muchas veces permanecer sin diagnóstico porque se mantiene asintomática hasta décadas después, cuando los síntomas producen un daño hepático de secundario a grave.

Para reducir el riesgo de contraer el virus de la hepatitis C, no compartas agujas ni equipos para inyectar sustancias cosméticas, drogas o esteroides, no utilices artículos personales que hayan estado en contacto con la sangre de una persona infectada, y por último, no te hagas tatuajes ni perforaciones corporales en establecimientos que no estén autorizados.

El tratamiento a tiempo es importante para procurar frenar el daño que causa el virus de la hepatitis C al hígado con la inflamación severa y la formación de cicatrices que llevan a la cirrosis. En la actualidad existen varios medicamentos experimentales para atacar la hepatitis C.

Recuerda que lo más importante es tu salud, si tienes alguna sospecha de que puedas haber estado expuesto, hazte la prueba para salir de dudas. Si no tienes el virus de la hepatitis C, haz lo posible por evitar un contagio e informa a tus amigos y familiares para que ellos también estén atentos y se mantengan sanos.

21

Commentarios

No hay comentarios