Aprende Aquí Cómo Preparar Tu Propio Bálsamo De Árnica ¡Toma Nota!

El árnica es excelente para hidratar, reconfortar y suavizar la piel dañada. Al mismo tiempo, posee propiedades analgésicas y anti-inflamatorias. Además, estimula la circulación de la zona en la que se la aplica.

Es por ello que se la utiliza de manera tópica para aliviar los dolores musculares y las molestias ocasionadas por las hinchazones. También ayuda a reducir la formación de hematomas en caso de que hubiera un golpe.

Anuncio

Algunos estudios sugieren que además de las utilidades más conocidas (dolor, hinchazón, moretones) el árnica puede ser útil para tratar el dolor y la hinchazón post-cirugía, aliviándolos de manera leve pero significativa. Se pueden aprovechar las propiedades antibióticas del árnica para tratar problemas de la cavidad bucofaríngea mediante enjuagues y gárgaras, teniendo la precaución de no tragar el producto.

Anuncio

Como preparar el bálsamo de árnica paso a paso        

rodilla con dolor

En casa puedes preparar tu propio bálsamo de árnica presta atención a los pasos que te explicaremos a continuación:

Anuncio
  • 2 tazas de aceite de coco
  • 170gr de flores de árnica disecadas
  • 3 a 6 cucharadas de pimienta de cayena en polvo
  • ½ taza de gránulos de cera de abeja
  • ½ cucharadita de aceite esencial de romero

Tritura las flores de árnica en un mortero o desmenúzalas con las manos, introduce las flores molidas en una cocción lenta o al baño María, y agrégale la pimienta de cayena. Agrega las dos tazas de aceite de coco y revuelve bien para que la pimienta y la árnica queden bien sumergidas.

Tapa la mezcla y deja que se cocinen a fuego lento de 8 a 12 horas. Durante este tiempo lo tendrás que remover de forma ocasional para asegurarte de que las flores sigan cubiertas por el aceite y de mantener bajo control la temperatura.

Después del tiempo asignado, retira la olla del fuego y déjala enfriar durante una hora más o menos, sin dejar que se solidifique y hasta que adquiera una temperatura soportable para la piel.

Ahora, sobre el frasco de vidrio para envasar, coloca un trozo de camiseta vieja o funda de almohada y, con cuidado, vierte la infusión de árnica y aceite de coco dentro del mismo.

bálsamo de árnica

Si no está muy caliente puedes escurrir el paño para agilizar este proceso. Cuando ya se haya separado las hierbas del aceite, llévalo de nuevo a una olla limpia y déjalo un rato más a fuego mínimo.

Incorpora la cera de abeja y remueve el tiempo que sea necesario para que quede bien integrada con los demás ingredientes. La cera de abejas es perfecta para darle una textura más suave a este bálsamo.

Cuando la cera ya esté integrada con el aceite, retira la olla del fuego y deja enfriar la preparación de 30 a 60 minutos. Para terminar, agrégale los aceites esenciales a tu gusto y consérvala en el recipiente que prefieras.

Commentarios

No hay comentarios