Receta Casera Para Tener Los Pies Suaves Y Tersos ¡Debes Probarlo!

Los pies son una de las partes del cuerpo que más se descuidan y, sin embargo, debería ser una de las que más se cuidaran ya que, entre otros motivos, son utilizados para caminar y ayudan a las personas a mantenerse erguidas.

Si eres de esas personas que, por lo general, no le dedica mucho tiempo a esta parte del cuerpo, queremos invitarte a conocer un remedio sencillo, económico y rápido para conseguir unos pies suaves y sin callos.

Anuncio

Se prepara con leche, sal y aceite de oliva. El ácido láctico de la leche mejora la textura de la piel y el nivel de hidratación. Se trata de un ácido alfa-hidróxido que retira las células muertas de la piel y las renueva. La sal es fantástica para elaborar exfoliantes naturales, los cuales se ocupan de eliminar las células muertas de la piel y de llenarla de belleza y suavidad. Por su parte el aceite de oliva actúa como un poderoso hidratante.

Anuncio

Paso a paso 

93391_800x600_crop_54bafacabbf20

Anuncio

Con 1 litro de leche, 3 cucharadas de aceite de oliva, 100 g de sal gruesa. En primer lugar calentaremos la leche. Sin que llegue a hervir, debemos dejarla a una temperatura tibia, donde no sea agradable sumergir los pies, sin pasar frío pero sin quemarnos.

Prepara la tina donde te permita poner los pies con tranquilidad y permanecer así durante 20 minutos. Ahora, cuando la leche y el ácido láctico ya esté dentro de nuestra piel y hayan suavizado esa zona más rebelde donde tenemos los callos, pasamos ya a exfoliar la piel de los pies.

Para ello, vamos a mezclar en un recipiente el aceite de oliva con esos 100 gramos de sal gruesa. Una vez lo tengas listo, coloca esta mezcla en tu manopla de baño. De esta forma te será mucho más fácil ejercer la exfoliación.

Beauty treatment of a female feet with camomile's flower around it
Beauty treatment of a female feet with camomile’s flower around it

Nos vamos ya a esas partes más ásperas y problemáticas del pie, donde, por lo general, se localizan los callos: la planta del pie o los dedos pequeños o gordos.

Exfolia de forma cuidadosa con nuestra mezcla a base de sal gorda y aceite de oliva. Una vez hayas terminado, vuelve a sumergir los pies en la tina de leche tibia para retirar el aceite de oliva y la sal de tus pies.

 

Commentarios

No hay comentarios