10 razones por las cuales debes decirle no a las dietas milagro

Existen una gran cantidad de dietas milagro, aquellas que te prometen bajar hasta 10 kilos en una semana.

Todo este tipo de dietas no son nada bueno para la salud e inclusive pueden tener efectos secundarios. La mejor manera para bajar de peso es cambiando los hábitos que tienes, empezando por la alimentación y posteriormente dejando a un lado el sedentarismo para hacer ejercicio.

Anuncio

En este artículo te damos a conocer unas razones por las cuales debes decir NO a las dietas milagro, ya que no te llevarán a nada bueno.

Anuncio

Razones para decirle no a las dietas milagro

no a las dietas milagro

En Viotonica se dieron a la tarea de compartir razones muy importantes por las cuales debes decirle no a las dietas milagro.

Anuncio
  • Pueden propiciar carencias nutricionales, al prohibir determinados alimentos y eliminar fuentes de nutrientes importantes de la dieta.
  • Generan estrés en nuestro cuerpo al elevar los niveles de cortisol, sobre todo, si son altamente restrictivas e hipocalóricas y si se requiere el conteo de calorías, según lo ha señalado un estudio en 2010.
  • Pueden alterar el metabolismo al restringir considerablemente la ingesta de calorías y por ello, tienen alto riesgo de producir efecto rebote o la recuperación del peso perdido al finalizar la dieta.
  • No consideran nuestros objetivos, necesidades ni nuestros gustos y preferencias, por lo tanto, son dietas despersonalizadas, universales y no apropiadas a cada uno de nosotros.
  • Son dietas rígidas, poco flexibles, por ello, debes seguirlas a rajatabla y requieren de nuestra dedicación exclusiva para proveer resultados, lo cual muchas veces es causa del estrés que generan.
  • No son sostenibles en el tiempo, sino que son propuestas temporales, por un tiempo determinado, por ello también las altas probabilidades de sufrir efecto rebote que conllevan.
  • No suelen considerar ni incluir al ejercicio, sino que sólo se limitan a la dieta es decir a lo que comemos, sin importar cómo acompañamos la alimentación.
  • No son placenteras, sino que incluso suelen ponernos de mal humor a causa de las restricciones y la falta de energía.
  • No consideran el factor social de la alimentación, es decir, no permiten socializar mediante el alimento y es muy complejo compartir un evento o una comida entre familiares y amigos a causa de las características y restricciones que imponen las dietas milagro
  • Por último y lo más importante, no nos enseñan a comer, no modifican hábitos ni fomentan una pérdida de peso saludable que mejore la calidad de vida del organismo.

Llegó el momento en el cual no debes confiar en ese tipo de dietas que te prometen bajar mucho peso en una semana. ¡Comparte esta publicación!

Commentarios

No hay comentarios