4 consejos muy útiles para hacer tu dieta más saludable

Para muchos hacer una dieta es tener que pasar mucha hambre para poder bajar esos kilos de más.

Lo cierto es que las dietas no se tienen que sufrir y pueden ser muy ricas y saludables. Si te está costando trabajo llevar a cabo tu dieta, nosotros en este artículo te daremos a conocer 4 consejos muy útiles para hacer tu dieta más saludable.

Anuncio

Verás que una vez que lo apliques la dieta ya no será una tortura para ti y lo mejor es que al mismo tiempo podrás estar llegando a tu peso ideal.

Anuncio

Consejos para hacer tu dieta más saludable

dieta más saludable

Anuncio

Aprende a elegir bien los nutrientes esenciales

Tu cuerpo necesita el aporte adecuado de todos los nutrientes y saber elegirlos para tus platos será fundamental. Incluye carbohidratos en grano apropiados y opta por la multitud de alternativas alimenticias que tenemos en lugar de resignarte a la monotonía: quinoa, cuscús, mijo, etc.

Del mismo modo, reduce al máximo la ingesta de grasas trans (bollerías, fritos, pasteles…), cambiándolas por la toma de aquellos alimentos que contengan grasas saludables como frutos secos, pescados azules que nos aportan Omega3, aguacate o aceite de oliva.

Fibras y vitaminas son importantes

fibras-y-vitaminas

Toda dieta equilibrada debe de tener un buen aporte diario de fibra y vitaminas. Incorpora en tu dieta productos integrales, ya sea en desayunos o en comidas, así como frutas y verduras; y recuerda que la variedad de los tonos de los alimentos muestra mucho más de lo que parece, siendo indicativo de una dieta equilibrada por su variedad de colores.

Disminuye el consumo de sal

no-sal

Un exceso de sal en las comidas solo puede propiciarnos problemas en nuestra presión sanguínea. es importante seguir algunas pautas para reducir nuestro consumo y evitar también de este modo no caer, según indican los estudios, el exceso de calorías que conlleva.

¡Hidratación fundamental!

beber agua

La mejor bebida para conseguirlo es sin duda el agua. Mantén una buena hidratación diariamente, no solo cuando se hace ejercicio, e intenta evitar el consumo de bebidas gaseosas o de zumos comerciales que contienen cantidades descomunales de azúcares añadidos.

Siempre va a ser más saludable beberse un zumo de frutas que, por ejemplo, un refresco normal, pero ten mucho cuidado con los zumos de frutas, ya que en exceso es un alto consumo de azúcar. De modo que puede ser una bebida ocasional pero nunca un sustitutivo de la bebida óptima para la hidratación: el agua, que incluso está asociado con una mejor calidad nutricional.

Una vez que lleves a cabo estas cuatro claves, verás que tu dieta se hace más saludable y no tan exigente. ¡Comparte esta publicación!

Commentarios

No hay comentarios