8 Consejos Sencillos Para Hacer tus Platillos Más Saludable Y Sabrosos

Conseguir una dieta sana, que nos ayude a cuidar de la salud y que además, resulte sabrosa. A primera vista no parece la misión más sencilla del mundo. No obstante, los nutricionistas aseguran que esto es posible.

Es cierto que conseguirlo requiere prestar atención a los alimentos que incluimos en nuestra cesta de la compra, a las técnicas de cocinado y dedicar algo de tiempo a diseñar nuestros menús. Sin embargo, comer sano y rico también tiene que ver con pequeños gestos cotidianos a la hora de cocinar, que apenas entrañan dificultad o tiempo.

Anuncio

Sabías que haciendo algunos cambios sencillos en cómo se cocinan es posible disminuir las calorías, las grasas y otras propiedades que pueden afectar la salud. Es decir, en muchos casos, no será necesario que modifiques lo que comes sino el modo de prepararlo. Tampoco se requiere que gastes mucho dinero en productos especiales, el secreto está en cómo se cocina

Anuncio

Tips prácticos

7

Anuncio

Estos son algunos trucos y recomendaciones muy sencillas que debes seguir:

  1. ¿Frito o al horno? Ten en cuenta que cada cucharadita de aceite que utilizas para freír le va a agregar alrededor de 100 calorías a tu platillo. Si en vez de freír elijes cocinar al horno, no sólo reduces las calorías y las grasas de la fritura sino que además permites que lo que estás cocinando pierda su propia grasa.
  2. Rápido y en movimiento. Si de todos modos prefieres freír, hazlo rápido y revolviendo constantemente con muy poco aceite, es más saludable y delicioso. La temperatura alta y el movimiento constante de los alimentos evitan que la comida se pegue y se queme.
  3. Cocción saludable. Otra forma saludable de cocinar las carnes es hervirlas. Puedes utilizar caldo o condimentar el agua para darles más sabor.
  4. Especial para los vegetales. Cocínalos al vapor, en un colador sobre agua hirviendo. Déjate guiar por tus instintos y agrégales todo tipo de condimentos.
  5. Huevos. Cuando hagas huevos revueltos u omelette, usa sólo una yema por porción y añade algunas claras de huevo a la mezcla.
  6. Platos verdes. Utiliza distintos tipos de vegetales verdes y combínalos de diferentes maneras para que tus ensaladas sean diferentes y así tienes variedad.
  7. Sabores con especias. Utiliza diferentes condimentos para darle sabor a las comidas y disminuye la cantidad de sal y de azúcar que le agregas a tus platillos.
  8. Salsas. Mezcla los aderezos cremosos con yogur simple, bajo en grasa o sin grasa. Agrega estas salsas a todo tipo de alimentos, ya sean a base de carnes, vegetales e incluso frutas. Una vez más, déjate guiar por tus instintos.

Comer sano no tiene por qué ser aburrido e insípido, utiliza siempre tu imaginación y dale color a tus comidas con diferentes ingredientes y especias naturales. Si comes de manera equilibrada y saludable tu cuerpo y salud siempre te lo agradecerán.

9

Commentarios

No hay comentarios