4 Consejos Sencillos Para Controlar La Ansiedad y Poder Bajar De Peso

Cuando estás tratando de perder peso, tu cuerpo a menudo se rebela. Sí te sientes con hambre constantemente, lo más seguro es que eventualmente sedas y busques algo que comer. Tener el apetito activo la mayor parte del tiempo es uno de los primeros pasos hacia el fracaso de la dietas.

Por esta razón, independientemente de todos los esfuerzos que se hagan para adelgazar, es muy importante aprender a controlar el apetito y vencer esa falsa sensación de hambre cuando en el camino se atraviesan las tentaciones.

Anuncio

La buena noticia es que combatir los antojos y ansias no tiene que ser tan difícil. De hecho, con tan sólo incorporar ciertos cambios y hábitos a tu rutina alimenticia, puedes evitar los antojos y controlar tu apetito durante todo el día.

Anuncio

Qué debes hacer

14

Anuncio

Mastica bien los alimentos.

La mejor forma de evitar estos excesos es tomándose el tiempo suficiente para comer bien y masticar de forma adecuada los alimentos. Esta sencilla regla le dará el tiempo suficiente al cerebro para dar las órdenes de satisfacción, lo mejor de todo, facilitará la digestión.

Come antes de tener hambre.

El pasar mucho tiempo sin comer provocará una sensación de hambre incontrolable que conllevará a desquitarse posteriormente. El exceso de comida genera una sensación de saciedad e incrementa los niveles de insulina, haciendo que el cuerpo se sienta cansado y, más tarde, con más hambre. En lugar de esperar a sentir hambre, siempre se aconseja comer varias porciones de comida al día.

Duerme entre 7 u 8 horas.

Durante las horas de sueño el organismo segrega una hormona conocida como leptina, que actúa sobre la insulina para quemar células grasas y dar una mayor sensación de saciedad. Al no dormir el tiempo suficiente no se activan los beneficios de esta sustancia y hay mayor ansiedad. Organizar los horarios de sueño para dormir entre 7 y 8 horas diarias sin interrupciones.

Toma agua.

La falta de hidratación genera una sensación de cansancio y bajas energías, lo que podría conllevar a comer más de la cuenta. Ingerir una buena cantidad de agua al día, incluyendo la que contienen las frutas y verduras. Lo recomendable es ingerir de 1.5 a 2 litros al día.

Si sigues estos sencillos consejos y además eres constante con la dieta verás los resultados en poco tiempo.

Lo más importante es no rendirse y eliminar todos esos obstáculos que nos alejan de la meta.

15

Commentarios

No hay comentarios