Bolsitas de té: 5 remedios caseros que muestran por qué nunca deberías tirar una bolsita de té usada

Todos disfrutamos de un buen té caliente o frío por la tarde, ya que nos ofrece una gran cantidad de beneficios al cuerpo, pero hay algo que estamos desaprovechando demasiado, estoy hablando nada menos que de las bolsas de té.

Regularmente solemos tirarla, sin saber qué podemos darle una gran cantidad de usos muy interesantes.

Así que lee con atención todos los remedios caseros con bolsas de té.

Remedios caseros con bolsas de té

bolsas de te

1. Aliviar quemaduras

Toma una bolsita de té llena de té negro y enjuágala con agua fría.

Será tu nuevo mejor amigo cuando tengas una quemadura de sol durante el verano o cuando viajes al extranjero. El té negro contiene ácido tánico que ayuda a la piel a sanar y proporciona una sensación de enfriamiento prolongado.

2. Alivio de pequeñas quemaduras

Puedes usar las mismas bolsitas de té usadas en las quemaduras solares para otra situación de emergencia.

Si te quemas accidentalmente, aplica una bolsita de té sobre la piel afectada. Los taninos en el té negro negro también calman las quemaduras menores.

3. Deshazte de las verrugas

¿Sabías que el té verde contiene antioxidantes que pueden prevenir el crecimiento de las verrugas? Toma una bolsita de té usada después de que se haya enfriado y colócala encima de la verruga.

Después de 15 minutos, retira la bolsita de té y reemplázala por una nueva. Deja la segunda ahí por otros 15 minutos. Luego, espera unos días y tu verruga se caerá.

4. Alivio de ojos hinchados

Los taninos que se encuentran en el té negro también pueden ayudar a reducir las bolsas hinchadas debajo de los ojos.

La próxima vez que tomes una taza de té, guarda la bolsita. Ponla en un recipiente pequeño y colócalo en el refrigerador por un día o dos. Luego, cuando sientas que tus ojos los necesitan, toma un par de bolsas de té de tu refrigerador y póntelas un rato sobre ellos.

5. Eliminar manchas de grasa

¿Sueles dejar en remojo los platos cuando hay manchas difíciles?

Simplemente llena tu fregadero con agua y platos sucios. Luego, arroja algunas bolsitas de té en el agua. Las manchas serán mucho más fáciles de eliminar.

Ahora que ya sabes qué hacer con las bolsas de té, no las tires y aprovéchalas al máximo. ¡Comparte esta publicación!