Ajos Confitados Potente Remedio Casero Para Curar Más De 100 Enfermedades

Existen ingredientes naturales que nos pueden proporcionar una enorme cantidad de beneficios al organismo y que pueden actuar para ayudarnos a prevenir y tratar diversas enfermedades. Esto funciona como complemento a nuestros cuidados diarios como alimentarnos sanamente, hacer ejercicio y descansar bien.

El ajo y el vino tinto tienen un montón de propiedades curativas y aportan un montón de nutrientes a nuestro organismo. Existe un remedio que al mezclarlos nos puede ayudar a tratar una infinidad de padecimientos y también funcionaría para prevenirlos. Ambos son conocidos por ser buenos en enfermedades relacionadas con el sistema respiratorio, inmunológico, cardiovascular, hígado, riñones y muchas más.

Anuncio

Los ajos y el vino tinto están comúnmente en nuestra despensa, el remedio casero no necesita más que un par de recipiente y cuidados mínimos, no tardarías mucho tiempo en generarlo y los beneficios para tu salud son bastantes.

Anuncio

Ajos-confitados

Anuncio

El remedio en cuestión se prepara a base de ajo y vino tinto, es un aliado para tu salud y lo puedes preparar de una forma muy sencilla. Es un potente anticancerígeno, limpia la sangre, fortalece el sistema inmunológico, eliminar el colesterol, mejora la circulación, previene enfermedades, mejora la piel, combate infecciones y muchas otras cosas más. Se dice que hasta 100 enfermedades pueden ser tratadas o prevenidas.

Ingredientes:

12 dientes de ajo.
½ litro de vino tinto de buena calidad.

Preparación

Corta los ajos en cuatro partes y mézclalos con el medio litro de vino tinto en un frasco de vidrio donde puedas colocar los ingredientes, de preferencia que tenga tapa. Debes cerrarlo muy bien y guardarlo durante semanas en algún lugar cálido de tu casa, donde reciba la luz del sol. Debes agitar la mezcla a diario, unas dos o tres veces. Por último hay que colar el líquido y se vierte en un frasco oscuro para consumirlo.

Se debe tomar una cucharada de la bebida tres veces al día, por periodo de un mes. Se recomienda consumirlo unas dos veces al año. Recuerda que no podría sustituir por completo un tratamiento médico pero puedes utilizarlo como preventivo o complemento, en otros casos se recomienda acudir con un médico para que asesore sobre el tema.

Commentarios

No hay comentarios