Remedios Caseros Para Combatir Las Aftas Bucales

Un afta bucal es una pequeña úlcera o llaga abierta que aparece en el tejido mucoso que recubre el interior de la boca. Afectan normalmente a individuos de entre 10 y 40 años, y las mujeres son por lo general más propensas a padecerlas que los hombres.

La lesión, que puede ser única o aparecer en grupo, tiene un aspecto blanquecino o amarillento, con un halo enrojecido alrededor. Estas pequeñas heridas suelen localizarse en la parte interior de las mejillas, en la base de las encías, en el velo del paladar, en la lengua, y en la zona interior de los labios.

Anuncio

Se trata de lesiones muy dolorosas y, antes de aparecer, la zona presenta un picor intenso. Son consideradas lesiones benignas (no cancerosas) que, a diferencia de las heridas bucales causadas por determinados factores como el virus del herpes labial, no son contagiosas.

Anuncio

Alivio natural para las aftas bucales que tanto nos desesperan

agua con sal

Anuncio

La manera más eficaz de prevenir la reaparición de las aftas bucales es tratar de llevar una alimentación equilibrada, evitar las situaciones que nos generen ansiedad o estrés, en la medida de lo posible, y cuidar nuestra higiene y salud bucal.

Para aliviar el dolor y malestar de las llagas bucales o aftas, se pueden aplicar  los siguientes remedios caseros y naturales. La sal es uno de los antisépticos más baratos y efectivos que existen, por lo que es un excelente aliado para curar llagas en la boca de forma natural.

Mezcla una cucharadita de sal en medio vaso de agua tibia y enjuaga tu boca con el líquido, haciendo énfasis en la zona donde se encuentra la llaga. Después escupe el agua. Repite este proceso tres veces al día y verás cómo poco a poco el afta en tu boca comienza a cicatrizar.

Otro de los remedios caseros para curar las llagas en la boca también tenemos el bicarbonato de sodio, que al igual que la sal funciona como un buen antiséptico.

Puedes mezclarlo con medio vaso de agua y enjuagar, o preparar una mezcla para aplicar directamente sobre las aftas. Une un poco de agua y un poco de bicarbonato en la misma cantidad, mezcla hasta que se forme una pasta y aplícala directamente sobre tu llaga. Puedes repetir tres veces al día.

El agua oxigenada es también un excelente remedio para curar las llagas en la boca. Puedes tomar un bastoncillo de los que se usan para limpiar las orejas y sumergirlo en agua oxigenada, aplica directamente sobre la llaga. Puedes seguir este proceso tres veces al día, esta mezcla ayudará a calmar las molestias y a prevenir la infección.

Si buscar aliviar el dolor que éstas producen puedes colocar un poco de hielo en la zona afectada. El hielo te ayudará a disminuir la inflamación y calmar el dolor, sedando un poco el afta. Hazlo tantas veces al día como lo necesites.

Commentarios

No hay comentarios